Trabajo

Los dos polos de toda comunidad contemplativa son oración y trabajo.
A nosotras, carmelitas descalzas, la oración nos ocupa unas cinco horas diarias.
Distinguimos dos clases de trabajo: el monástico y el remunerado.

Trabajo específicamente monástico
Lectura espiritual; Formación inicial y permanente: bíblica, teológica, litúrgica, mística, artística, musical ... ; Los distintos servicios que surgen de la vida de toda comunidad.